En Memoria Mía

Resumen del libro

libro En Memoria Mía

El personaje de esta memoria hecha con trazos de ficción, representa a uno de los muchos sacerdotes de España, un cura común, ajado por los años pero con la entrega en vilo. Mario representa los gozos y las sombras del sacerdocio en el último medio siglo de España. Mario somos todos y nadie a la vez. Es un paradigma de alguien que se ilusionó con la reforma conciliar y que hoy, desde la atalaya de sus setenta años, se abriga de recuerdos en el duro invierno eclesial. Pese a todo, no pierde la esperanza, mientras se sigue preguntando cada día si aquellos hombres y mujeres que ayudaron a traer el espíritu conciliar estaban en lo cierto o andaban equivocados, como algunas voces se encargan de recordar hoy. Se resiste al desaliento y vibra con esperanza. Mario es el protagonista de una vida entregada al ministerio consagrado Admitir que aún hoy es posible comenzar de nuevo, abandonando el recuerdo, lo hundiría en una terrible desesperación. Unas páginas escritas desde el amor a la Iglesia en este Año Sacerdotal. Lo que es irrealidad en la ficción, se vuelve símbolo o alegoría, representación de realidad para el lector. Las mentiras de la ficción no son nunca gratuitas, sino que van llenando las insuficiencias de la vida misma.


Ficha del Libro


Opciones de descarga disponibles

Si deseas puedes obtener una copia de este libro en formato PDF y EPUB. Seguidamente te mostramos un listado de posibilidades de descarga directa disponibles:


Opinión de la crítica

POPULARR

4.5

54 valoraciones en total


Otros Libros Relacionados de Juan Rubio Fernandez

A continuación te presentamos otros libros de Juan Rubio Fernandez disponibles para descargar gratis

  • Juan Rubio FernandezJuan De Ávila

    Una biografía que nos acerca al apóstol de Andalucía, patrono del clero español, sabio director espiritual, predicador incansable... Todos estos son títulos, y bien merecidos, que se asocian a la admirable y ejemplar figura de san Juan de Ávila. Sin embargo, ninguno identifica tanto a nuestro santo como el de Maestro. San Juan de Ávila fue buen maestro porque antes aprendió a ser un fiel discípulo de Jesucristo. Repetía continuamente que sólo se puede hablar de Dios si antes se ha hablado con El. Después, se acercaba a la historia y situación de los hombres y ponía en ellos la