Hablar Con Dios Septiembre 2012

Resumen del libro

libro Hablar Con Dios   Septiembre 2012

Cristo tiene siempre algo que decirnos, a cada uno en particular, personalmente: en el Evangelio, en la doctrina de la Iglesia, en la liturgia. El lector se siente ayudado a conversar con Dios de la vida misma: de sus situaciones reales cotidianas, de sus penas y afanes concretos. Por eso Hablar con Dios no es un tratado para especialistas , sino para la gente que encontramos cada día por la vida: para la madre de familia, para el empleado, para el oficinista, para el sacerdote, para el profesor. Los más de dos millones de ejemplares vendidos son un ejemplo de esto. El libro no encorseta la oración, es, mas bien, un manantial de sugerencias abiertas, para cualquier circunstancia vital, pero que apunta a la vez a la concreción, a una aplicación efectiva. La oración diaria se proyecta así sobre la convivencia y los quehaceres normales de todos los días. El libro esta lleno de sugerencias para adelantar en el amor a Dios, en la convivencia diaria, en la mejora del carácter y en la perfección del trabajo habitual.


Ficha del Libro


Opciones de descarga disponibles

Si quieres puedes obtener una copia del libro en formato PDF y EPUB. A continuación te indicamos un listado de fuentes de descarga disponibles:


Opinión de la crítica

POPULAR

4.9

105 valoraciones en total


Otros Libros Relacionados de Francisco Fernandez Carvajal

A continuación te presentamos otros libros de Francisco Fernandez Carvajal disponibles para descargar gratis

  • Francisco Fernandez CarvajalHablar Con Dios Marzo 2015

    Cristo tiene siempre algo que decirnos, a cada uno en particular, personalmente: en el Evangelio, en la doctrina de la Iglesia, en la liturgia. Se incluyen las meditaciones correspondientes al mes de marzo de 2015, del segundo domingo de Cuaresma al Martes Santo, con meditaciones alternativas para días señalados, junto con las lecturas de la Santa Misa. El lector se siente ayudado a conversar con Dios de la vida misma: de sus situaciones reales cotidianas, de sus penas y afanes concretos. Por eso Hablar con Dios no es un tratado para especialistas , sino para la gente que encontramos cada