Corazon Tan Blanco

Resumen del libro

libro Corazon Tan Blanco

No he querido saber, pero he sabido que una de las ninas, cuando ya no era nina y no hacia mucho que habia regresado de su viaje de bodas, entro en el cuarto de bano, se puso frente al espejo, se abrio la blusa, se quito el sosten y se busco el corazon con la punta de la pistola… Este es el ya legendario comienzo de un clasico contemporaneo, Corazon tan blanco, cuyo protagonista y narrador, Juan Ranz, prefiere siempre no saber, consciente de lo peligroso que resulta escuchar: los oidos no tienen parpados, y lo que les llega ya no se olvida. Traductor e interprete de profesion, es el ahora el recien casado, y en su propio viaje de novios, en La Habana, asomado al balcon, es confundido por una desconocida que espera en la calle, y sin querer escucha una conversacion de hotel. A partir de entonces presentimientos de desastre envolveran su matrimonio. Pero la clave de ese malestar quiza este en el pasado, pues su padre hubo de casarse tres veces para que el pudiera nacer.


Ficha del Libro


Opciones de descarga disponibles

Si deseas puedes conseguir una copia del libro en formato PDF y EPUB. A continuación te mostramos un listado de posibilidades de descarga directa disponibles:


Opinión de la crítica

POPULAR

4.9

77 valoraciones en total


Otros Libros Relacionados de Javier Marias

A continuación te presentamos otros libros de Javier Marias disponibles para descargar gratis

  • Javier MariasEl Hombre Sentimental

    Un famoso cantante de ópera catalán, conocido como el León de Nápoles, es el encargado de contar esa historia sucedida cuatro años atrás, durante una visita a Madrid para ensayar el Otello de Verdi. Los personajes son la misteriosa y melancólica Natalia Manur su marido, el banquero Manur el imperturbable y obsequioso señor Dato, acompañante de profesión. A su alrededor se mueven otros secundarios: una puta apresurada, una vieja gloria de la escena operística, un minucioso viudo, un antiguo amor. Es esta historia de pasiones llevadas hasta las últimas consecuencias, que en este fin de siglo sólo son verdaderamente últimas