Antología Poética

Resumen del libro

libro Antología Poética

Cristóbal de Castillejo nació muy probablemente a finales de la década de 1480 y murió en 1550. De familia hidalga, su experiencia como paje de Fernando el Católico fue el preludio de una andadura cortesana dilatada y azarosa que le llevaría hasta Viena al servicio del rey. El aire festivo de sus obras de «conversación y passatiempo» permite suponer que fue una persona dada al humor, desenfadado y vitalista, capaz de reírse de sí mismo y de retratar con ironía la vida social de su tiempo. Sus textos «morales y de devoción», llenos de gravedad, nos permiten considerarlo igualmente como un hombre de profundas convicciones éticas y cristianas, fustigador de la realidad social, de los vicios de la corte, de ciertas corruptelas eclesiásticas, que él conocía de primera mano. Esta mezcla de humor y gravedad convierten a Castillejo en un antecedente literario de Quevedo. Esta edición ofrece una antología poética de su amplia obra.


Ficha del Libro


Opciones de descarga disponibles

Si lo deseas puedes descargarte una copia de este libro en formato PDF y EPUB. Seguidamente te mostramos un listado de fuentes de descarga directa disponibles:


Opinión de la crítica

POPULAR

4.5

66 valoraciones en total


Otros Libros Relacionados de Cristobal De Castillejo

A continuación te presentamos otros libros de Cristobal De Castillejo disponibles para descargar gratuitamete

  • Cristobal De CastillejoApuntes Sobre Poesía

    Emilio Castelar y Ripoll (1832-1899). España. Nació en Cádiz y estudió derecho y filosofía y letras en la universidad de Madrid (1852-1853). Actuó en la vida política defendiendo las ideas democráticas, fundó el periódico La Democracia, en 1863, y apoyó el republicanismo individualista. A causa de un artículo contrario a Isabel II, fue separado de su cátedra de historia de España de la universidad central, lo que provocó manifestaciones estudiantiles y la represión de la Noche de san Daniel (10 abril 1865). Castelar conspiró contra Isabel II y se exiló en Francia, donde permaneció hasta la revolución de septiembre (1868).